Los nuevos bancos

Ya existe la tecnología para que la mayoría de las cosas que hace un banco se puedan hacer hoy directamente entre las personas y las empresas vía un celular, sin plásticos ni intermediarios.

Por Alfred Exss Leontic

'Los bancos que no estén preparados para nuevos competidores como Google, Facebook y Amazon, se enfrentan a una muerte segura', según Francisco González, presidente del BBVA. Países nórdicos anuncian la eliminación del billete, Alibaba comienza a otorgar préstamos con aprobación en diez segundos. En India, 25% de los pagos ya no pasan por bancos, WhatsApp otorga transferencias gratis en varios países, Chile autoriza a entidades no bancarias para emitir tarjetas de prepago, etcétera.

Las nuevas tecnologías y modelos de negocios más ágiles y baratos amenazan a la industria financiera tradicional. Esta, restringida por sus plataformas de sistemas complejos y rígidos, junto con la falsa sensación de protección que el control de las principales redes y que las regulaciones les han provisto en el pasado, ve con preocupación los cambios, pero no ha logrado articular una estrategia innovadora que no sea atrincherarse en sus antiguas posiciones e invertir fuertemente en sus bancas electrónicas, pero no revisando profundamente sus modelos de negocios.

A nivel global, los reguladores promueven la entrada de nuevos jugadores, encarecen sus costos regulatorios, limitan a los bancos en qué negocios pueden participar y qué nivel de precios pueden cobrar. Esto abre espacios a nuevos jugadores menos regulados.

Las Fintech enrolan a sus clientes con tecnologías de identidad inteligente, les venden vía ofertas one touch en sus dispositivos móviles, tienen sistemas de inteligencia de datos que permitirán alta personalización a bajo costo, usan documentación inteligente de alto nivel de seguridad, donde ya no será necesario un tercero que certifique o verifique identidad, firmas, poderes y vendrán con pago incluido. Se eliminan intermediarios y redes redundantes, se reduce el nivel de riesgo vía mejor información y sistemas de cobranza automáticos. La mayor seguridad reduce dramáticamente los fraudes, robos y mejora la privacidad. Así, los que adopten modelos de negocios más modernos y flexibles puedan cobrar menos y ganar más, dándole al consumidor una experiencia mucho más favorable y positiva.

Ya existe tecnología para que la mayoría de las cosas que hace un banco se puedan hacer directamente entre personas y empresas vía un celular, sin necesidad de un plástico, cuentas, intermediarios o bancos.

En un plazo no muy lejano, los clientes serán de distintos marketplaces donde los proveedores de productos y servicios deberán competir por ellos. Los individuos y empresas podrán cambiar de proveedor, financiarse o comprar algo con un simple click en su celular. Jamie Dimon, CEO de JP Morgan, dijo que 'Silicon Valley está llegando, hay cientos de nuevas empresas con muchísimo talento y dinero, trabajando en diversas alternativas a la banca tradicional'.

Chile está en la antesala de este cambio y con la cada vez más vertiginosa velocidad de adopción, será más rápido de lo que pensamos. El autor pertenece a Abako Partners.

La revolución de la sustentabilidad en las finanzas


Una revolución tranquila está teniendo lugar en la industria financiera.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el desarrollo sustentable está cada vez más integrado en la toma de decisiones financieras.

La Unión Europea ha adoptado una actitud bastante pasiva hasta el momento en esta transformación, pero los reguladores financieros de varios países están liderando el cambio.

Francia recientemente introdujo los primeros requerimientos obligatorios de divulgación climática para inversores institucionales.

Noruega está eliminando el carbón de su fondo de riqueza soberano.

Sudáfrica ha incluido el desarrollo sustentable en los requisitos para cotizar en su bolsa de valores.

De la misma manera, las regulaciones bancarias de Brasil ahora exigen responder por el riesgo ambiental.

Y el Gobierno sueco está intentado imponer una ambiciosa agenda de sustentabilidad, que incluye una serie de propuestas destinadas a mejorar la información para inversores y determinar qué riesgos relacionados con el clima deben abordar los reguladores y las entidades financieras.

La industria privada también se está moviendo con celeridad.

El principal gestor de activos del mundo, Blackrock, está lanzando un índice libre de combustibles fósiles, y Axa, una de las mayores compañías de seguros del mundo, prometió dejar de invertir en carbón.

Mientras tanto, el movimiento de desinversión está creciendo: comunidades basadas en la fe, municipalidades, celebridades, sindicatos, universidades e inversores institucionales prometen desprenderse de sus activos en combustibles fósiles.

En conjunto, instituciones con un valor patrimonial superior a los $2,6 billones se han comprometido a dejar de invertir en combustibles fósiles.

La revolución puede ser tranquila, pero se está haciendo oír.

Las compañías de combustibles fósiles están cada vez más deslegitimadas; su modelo actual de negocios es irreconciliable con una cartera de inversión consciente del clima.

Al mismo tiempo, los inversores están empezando a entender que prestarle atención al riesgo climático es una parte integral de una estrategia de inversión sólida que busca minimizar el riesgo y ayudar a promover la estabilidad financiera.

El CEO de Axa, Henri de Castries, respaldó estos objetivos, y declaró que la desinversión en carbón ayuda a eliminar el riesgo de las carteras de inversión y contribuye a construir una sociedad más sustentable.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, se mostró particularmente franco al resaltar los peligros que plantea el cambio climático para los mercados financieros.

En un discurso en el Lloyd’s de Londres en setiembre, advirtió que una transición demorada para limitar el calentamiento global a 2° Celsius aumentaría los riesgos para la estabilidad financiera. Un buen número de instituciones se hicieron eco de su advertencia.

Mientras tanto, McKinsey y el Carbon Trust han estimado que 30-40% del valor de las empresas de combustibles fósiles podría estar en peligro debido a la llamada “burbuja de carbono”, una sobrevaluación de las reservas de combustibles fósiles.

Según la Agencia Internacional de Energía, dos tercios de estas reservas deben mantenerse en el suelo si el mundo realmente quiere evitar un cambio climático desenfrenado, lo que implica que las empresas tal vez no puedan explotar su pleno potencial económico.

Dado que el sector financiero europeo ha invertido más de 1 billón de euros ($1,1 billones) en activos de combustibles fósiles, la UE, en particular, corre el riesgo de una burbuja de carbono.

La cuestión ha cobrado tal magnitud que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha solicitado a la Junta Europea de Riesgo Sistémico que tome cartas en el asunto.

Los reguladores financieros en Suecia, Alemania, Holanda y el Reino Unido están estudiando el impacto del cambio climático en los mercados financieros. El G-20 también le pidió a la Junta de Estabilidad Financiera con sede en Basilea que solicite una investigación público-privada de la burbuja de carbono. El mes pasado, el comisionado europeo, Jonathan Hill, publicó su tan esperada propuesta Unión de los Mercados de Capital. Pero si bien su demanda de mercados de capital más integrados y diversificados en la UE es admirable, su propuesta carece de un mapa de ruta para la integración del desarrollo sustentable en el sistema financiero y de una estrategia para abordar la burbuja de carbono.

El Parlamento Europeo y el Consejo Europeo tienen la oportunidad de mejorar la propuesta de Hill.

El parlamento ya ha establecido un grupo informal integrado por todos los partidos, llamado el Carbon Group, cuyo objetivo es encarar la burbuja de carbono y promover finanzas sustentables.

Y dentro del Consejo, un número de países, principalmente Suecia y Francia, están trabajando para una mayor integración de una métrica de sustentabilidad en los mercados financieros.

Una variedad de instituciones están comenzando a considerar el desarrollo sustentable en su toma de decisiones financieras.

Los legisladores –especialmente en la UE– tienen la responsabilidad de impulsar este tipo de pensamiento con visión de futuro y proteger a la economía global de cualquier aflicción financiera inducida por el clima.

Santiago destaca nuevamente como la ciudad más sustentable de Latinoamérica


De acuerdo a un estudio publicado por la empresa Arcadis, Santiago se instala nuevamente como la ciudad más sustentable de Latinoamérica en un ránking que consideró a cien metrópolis del planeta.

En el informe, la capital del país se ubicó en el lugar 71 y supera a otras localidades de la región como Sao Paulo (79), Buenos Aires (80), Río de Janeiro (82), Lima (83) y Ciudad de México (84).

Según recoge Publimetro, el estudio toma en cuenta factores como costo de la vida, infraestructura, eficiencia energética y espacio de áreas verdes, entre otros.

A nivel global, en tanto, el primer puesto está encabezado por Zurich. La siguen Singapur, Estocolmo, Viena y Londres.

En un informe anterior publicado en 2015 y que consideró 50 ciudades, Santiago ya había ocupado el primer lugar de la región (30).

Accidente minero habría teñido de rojo un río en Rusia


La responsable sería la empresa metalúrgica Nadezhdinsky. No es la primera vez que las aguas de Daldyka. Habitantes de la ciudad de Norilsk en Siberia del este denunciaron un grave hecho que se produjo en el Río Daldyka cuando sus aguas se tiñeron de color rojo.

La culpable habría sido la empresa metalúrgica Nadezhdinsky (Norilsk Nickel), que habría vertido desechos en el afluente. La empresa salió al paso de las acusaciones y afirmó que desde sus instalaciones no ha producido ninguna fuga de contaminantes. No obstante, vecinos de Norilsk afirman que no es la primera vez que su río se tiñe de rojo.

Al mismo tiempo, autoridades locales anunciaron que iniciarán una investigación para determinar las causas detrás de este preocupante hecho. Afortunadamente, el río no está conectado al suministro de agua que abastece a la ciudad, así que por el momento se descarta algún tipo de riesgo para la población.

Norilsk es una zona rica en recursos naturales y se encuentra cerca de los depósitos más grandes de niquel, cobre y paladio a nivel mundial. También es conocida por ser una de las zonas con más contaminación en Rusia.

Abako 2016 Teléfonos: +569 66875151 victor.toledo@abakopartners.com Apoquindo 3000 of 1402, Las Condes, Santiago de Chile Diseño web Randami